¿Sabe usted donde están sus puntos de lubricación?

Puede sonar risible o ambigua, pero en algunos casos, la respuesta puede no ser tan evidente para los técnicos de lubricación. Más aún si se añaden preguntas complementarias como:

•   ¿Cuando fue la ultima vez que se lubricó ese punto?
•   ¿Qué lubricante se utilizó en esa ocasión?
•   ¿Qué cantidad se aplicó?

E incluso más importante:
•   ¿Era ese el lubricante adecuado y se aplicó la cantidad correcta?

La situación puede tornarse más escabrosa si queremos saber si, al aplicar el lubricante, nos aseguramos de no incluir ningún contaminante al mismo tiempo. Más aún: ¿somos conscientes de todos los riesgos potenciales de contaminación existentes en el ambiente industrial? Y ¿entendemos el daño que una minúscula partícula puede causar a la película lubricante?

Recordemos que la lubricación de un rodamiento, normalmente recae en películas de no más de 1 micrón, que es 40 veces menos de lo que podemos identificar a simple vista.

Hay todo un auge de la optimización de las buenas prácticas de lubricación hoy en día, y tal vez pensamos que implementar un plan de lubricación es algo que involucra muchos recursos físicos y financieros. Pero lo cierto es, que cosas simples como identificar correctamente los puntos, seleccionar el lubricante correcto, llevar un control de las actividades de lubricación, utilizar herramientas apropiadas e independientes para cada tipo de grasa, no involucra más dinero sino un fuerte compromiso de querer hacer las cosas de la manera adecuada.

Ese, a decir verdad, es el primer paso para construir un plan de lubricación: determinar donde están los puntos de lubricación y preocuparse por que cada uno de ellos tenga un tratamiento apropiado.

Así como herramientas sencillas de primera mano, SKF tiene a su disposición un software simple y gratuito que ayuda a solventar esta, aparentemente difícil, cuestión. El planeador “SKF Lubrication Planner” le permite crear de manera simple su plan de lubricación, seleccionar el lubricante idóneo si no lo ha definido aún, administrar de una manera amigable y flexible sus tareas, recibir sugerencias en procedimientos de lubricación, e incluso generar identificadores de colores para cada unos de sus puntos.

Estos identificadores contienen, además, la información básica para que el técnico de lubricación verifique en el mismo punto de lubricación si está aplicando el lubricante correcto, en la cantidad correcta, en la frecuencia correcta y en el punto correcto.

¡Es así como SKF le ayuda a saber donde están sus puntos de lubricación!